Lenguajes claros, comprensibles e incluyentes – 1ra parte