Una pandemia vista como una oportunidad

Esta crisis que ha impactado al mundo puede convertirse, para la administración pública, en una ventana de oportunidad para mejorar la credibilidad y la confianza ciudadana en las instituciones y, por supuesto, de sus servidores. El COVID-19 no pudo destruir nuestra vocación de servicio y nos ha impulsado a mostrar que el Estado se reinventa con la rapidez que se requiere para atender a sus ciudadanos.

 

En el caso particular de Colombia, la apuesta del Gobierno Nacional ha sido como primera medida proteger la vida y salud de los ciudadanos. También el esfuerzo que hemos dedicado los servidores es encontrar mecanismos que permitan recuperar la actividad productiva del país, lo cual requiere de un alto nivel de compromiso ciudadano, de disciplina y solidaridad social para afrontar y superar de manera responsable, oportuna y efectiva la propagación del COVID-19.

 

En esta Emergencia Sanitaria decretada por el Ministerio de Salud y Protección Social quisiera invitarlos a que desde sus entidades sigamos los lineamientos de la Directiva Presidencial 03 de 2020 y procuremos prestar nuestros servicios presenciales hasta con un 20% de servidores y contratistas. De esta manera, el 80% restante de nuestro talento debe realizar trabajo en casa, sin que se afecte la prestación de los servicios y el cumplimiento de las funciones misionales de las entidades.

 

Esta nueva labor desde nuestra casa ha conllevado esfuerzos para todos y debemos reconocerlo. Por eso, quisiera resaltar las disposiciones del Decreto 771 de 2020 que fue expedido el pasado tres de junio. El Decreto indica que, de manera temporal y transitoria, mientras esté vigente la emergencia sanitaria declarada por el Ministerio de Salud y de Protección Social, el empleador deberá reconocer el valor establecido para el auxilio de transporte como auxilio de conectividad digital a los trabajadores que devenguen hasta dos salarios mínimos legales mensuales vigentes y que desarrollen su labor en su domicilio. Por supuesto esto aplica para las entidades públicas.

 

Ahora bien, nuestro compromiso con los ciudadanos, no solo durante esta pandemia, es proteger los recursos públicos y cerrar cualquier espacio para que personas o empresas corruptas saquen provecho para desviarlos, en especial, los que están destinados a atender los efectos provocados por esta emergencia. Por esta razón, en la administración pública trabajamos incansablemente para evitar estos sucesos y aprovecho para recomendar a todas las entidades que consulten los lineamientos que contiene la Guía de Transparencia en la Contratación Estatal durante la Pandemia del Covid-19, emitida por Colombia Compra Eficiente.

 

Finalmente, quiero cerrar mi editorial con algunas invitaciones: Como cada año, solicitamos todo su apoyo para que los servidores públicos de sus entidades territoriales diligencien oportunamente la declaración anual de bienes y rentas que vence este 31 de julio.