icono opinión

Su opinión es muy importante para nosotros escríbanos a sirvoamipais@funcionpublica.gov.co

Enfermedades laborales siguen en ascenso

Valle, Antioquia y Cundinamarca, departamentos que tienen los centros urbanos más poblados del país, también presentan un mayor número de casos de estas enfermedades, que se generan a partir de condiciones de trabajo deficientes. A estos resultados llegó Yomary Liliana Vargas Chávez, magíster en Salud y Seguridad en el Trabajo de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien analizó y caracterizó el panorama de la enfermedad laboral en Colombia reportado en el Sistema General de Riesgos Laborales en el periodo 2004-2014.

Su tesis forma parte del macroproyecto de investigación “La salud y seguridad en el trabajo en Colombia en el periodo 2004-2014”, del Grupo de Investigación en Salud y Seguridad en el Trabajo, aprobado y financiado por la Vicerrectoría de Investigación de la U.N.

Un hallazgo fue que la incidencia o la aparición de casos nuevos de enfermedades laborales presentó valores más altos en Arauca, Cesar, Cundinamarca y Chocó, donde se desarrollan actividades económicas como la explotación tanto de minas y canteras como petrolera, además de agricultura, ganadería, servicios, manufactura y pesca, que las propician.

“Esto quiere decir que aunque el reporte de la enfermedad laboral fue menor en estos departamentos, los trabajadores que los habitan tienen más probabilidad de sufrirla”, explica la investigadora, y agrega que el aislamiento afecta el reporte de los eventos laborales y a su vez hace que no se establezcan prácticas seguras en el trabajo ni se adelanten acciones de promoción y protección de la salud.

También percibió debilidad en las actividades de vigilancia y control ejercidas por las entidades de cada departamento o región responsables de la implantar la salud y la seguridad en los procesos laborales. “Por ejemplo, respecto a la mortalidad, no existe seguimiento de la enfermedad laboral, que finalmente solo se considera como ‘enfermedad común’ en las actas de defunción”, indica la magíster.

A ello se suman las deficiencias persistentes en la formación de los profesionales de la salud en aspectos como la relación entre la salud y el trabajo, sus efectos y expresión, lo que afecta tanto la calificación del origen laboral como la determinación de la causa subyacente del fallecimiento del trabajador.

 

Actividades con mayor incidencia

El mayor reporte de enfermedades laborales se observa en actividades económicas como las industrias manufactureras, inmobiliarias, empresariales y de alquiler, además de la agricultura, ganadería, caza y silvicultura, las cuales presentan altas tasas de incidencia. La explotación de minas y canteras también presenta altas tasas, lo cual, según la investigadora, muestra que es urgente mejorar las acciones preventivas de la enfermedad laboral y promoción de la salud por medio de políticas más efectivas.

 

A estas conclusiones llegó después de analizar los datos públicos reportados por la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), información que solo pertenece a la población afiliada al Sistema General de Riesgos Laborales, dejando de lado más del 51 % de la población laboral del sector informal.

“Además de eso, contamos con una falencia en estas bases de datos porque solo dan a conocer el reporte del comportamiento cuantitativo de la enfermedad laboral y no incorporan elementos fundamentales propios de la epidemiología ocupacional ni datos que permitan estimar el impacto de las enfermedades laborales sobre la carga global de enfermedad del país. Tampoco se cuenta con un base de datos pública con registros del diagnóstico de enfermedad laboral que sufren los trabajadores” explica la investigadora.

 

Enfermedades más comunes

A pesar de dicha falencia, a partir de los Informes de Enfermedad Laboral elaborados en 2000 y 2011, la investigadora identificó que las enfermedades laborales osteomusculares son las más frecuentes, con ocho de cada diez diagnósticos. El primer diagnóstico es el síndrome del túnel del carpo, con 20 a 40 %, seguido del lumbago no especificado, 3 a 8 %, y la hipoacusia neurosensorial bilateral, 3 a 9 %.

Estas cifras se asocian con la aparición de la enfermedad laboral derivada de las condiciones del medioambiente físico, como la exposición a ruido, condiciones de la tarea y de la organización relacionadas con las exigencias por la incorporación de tecnologías de información y comunicación en los procesos laborales.

 

Por: Agencia de Noticias de la Universidad Nacional de Colombia (Unimedios)