Sirvo a mi País

Actualidad


La información de interés para los servidores públicos y contratistas sobre finanzas, gestión pública, bienestar y otras temáticas para estar actualizado.

De la casa a la oficina
Dos hombres en una oficina frente a un computador con tapabocas

Por: Andrés Fonseca

Desde el inicio de la pandemia, como medida preventiva y extraordinaria, el Gobierno Nacional estableció como alternativa el trabajo en casa, entendiendo que la coyuntura del riesgo de transmisión de la COVID-19, implicaba disminuir las aglomeraciones, los desplazamientos y la interacción entre las personas. Gracias a esta medida el 12 de mayo de 2021 se firmó la Ley 2088, “por la cual se regula el trabajo en casa y se dictan otras disposiciones”.

Posteriormente, gracias al avance en la vacunación, el presidente Iván Duque, mediante la Directiva Presidencial 04, ordenó el retorno a la presencialidad de funcionarios de la rama ejecutiva según el índice de resiliencia epidemiológica (se construye con base en indicadores tales como el avance de la vacunación, la seroprevalencia proyectada frente al coronavirus, la capacidad de testeo y la ocupación de las UCI).

¿Cómo se puede garantizar la bioseguridad ante un inminente retorno a la presencialidad?

“Volver a las oficinas y diferentes espacios en el pico de la pandemia podría afectar en el sentido de que se mantengan estas tendencias negativas de infección y mortalidad. Yendo en contravía de lo que se creía era un tercer pico de la pandemia y resultó ser una meseta alta” indicó Juan Caicedo, docente investigador del grupo de Neurociencia social de la Universidad Externado de Colombia.

Paralelamente, el Consejo Colombiano de Seguridad explica que el trabajo en presencialidad debe permitir reducir el riesgo de contagio con medidas que han sido reconocidas. Recomienda mantener y promover en las entidades las medidas de cuidado y bioseguridad para un trabajo en presencialidad viable:

  • Lavado e higienización de manos frecuente.
  • Uso de tapabocas adecuado, cubriendo apropiadamente nariz y boca.
  • Mantener el distanciamiento físico y el control de aforo.
  • Asegurar una adecuada ventilación en espacios cerrados, para lograr recambio de aire.
  • Monitorear el estado de salud de los trabajadores.
  • También, será importante complementar con una adecuada limpieza y desinfección de los espacios de acuerdo con las actividades realizadas.

Gracias a la vacunación en Colombia y la donación de dosis de parte de Estados Unidos, se espera llegar a una cifra de 25 millones de personas vacunadas para el final de julio, siendo este un panorama que podría beneficiar el proceso de volver a la presencialidad laboral.