93. ¿Para el monitoreo de esta tarea puede recaer en otras áreas (gestión del talento humano, planeación o control interno de gestión), para que ayuden al monitoreo el cumplimiento? En caso afirmativo, ¿cuál sería la justificación legal frente a este planteamiento? Lo anterior en aras de prevenir que este Despacho se convierta en Juez y parte frente su incumplimiento

En primer lugar, cabe reiterar que la implementación del componente de conflicto de intereses en la política de integridad tiene un enfoque preventivo. Es decir, que las entidades deben, en primer lugar, promover y hacer seguimiento que los servidores públicos cumplan con los mandatos en cuanto a la declaración de bienes y rentas y registro de conflicto de intereses (Ley 2013 de 2019). En segundo lugar, deben definir los roles y procedimientos para que se surta el trámite para impedimentos y recusaciones reglamentando por el Artículo 12 de la ley 1437 de 2011, por la cual se expide el Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo. De esta manera, las situaciones y motivaciones de los impedimentos o recusaciones deben ser analizadas de manera individual y su trámite debe ceñirse estrictamente a los actores establecido por la ley.  

Las acciones y estrategias requeridas en el Modelo Integrado de Planeación y Gestión están orientadas a la identificación de riesgos en materia de conflicto de intereses, a la promoción de capacitación en temas de integridad, a hacer seguimiento a la publicación de la declaración de bienes y rentas, a hacer un registro de los impedimentos y recusaciones tramitadas, entre otras acciones. Es decir, que la gestión preventiva de los conflictos de intereses pretende que las entidades construyan condiciones institucionales para evitar que se materialicen hechos de corrupción por situaciones de conflicto de intereses, a partir de acciones preventivas, pedagógicas y de gestión de riesgos.

Ahora bien, por ser parte del MIPG, la implementación de la gestión preventiva de los conflictos de intereses debe estar liderada por el Comité Institucional de Gestión y Desempeño. Desde Función Pública recomendamos, como buena práctica, que el Comité designe un equipo de trabajo compuesto por delegados de las dependencias encargadas de Talento Humano, Planeación, Control Interno, Comunicaciones y Jurídica. En algunos casos puede ser el mismo equipo de trabajo que ha venido implementando el Código de Integridad. En todo caso, este equipo de trabajo debe estar articulado con el Comité, que tendrá autonomía para sumar otras dependencias, de acuerdo a las particularidades de cada entidad.

Este equipo de trabajo debe identificar, formular e implementar las acciones preventivas para la gestión de conflicto de intereses. En ningún caso, este equipo de trabajo debe hacer parte del trámite de un impedimento o recusación, ya que la ley es clara en definir las partes y tiempos involucrados.