angle-left Y usted ¿qué piensa hacer con sus cesantías?

Cada febrero llega el plazo en el cual las empresas deben consignar las cesantías de sus trabajadores. Según cifras de la Superintendencia Financiera de Colombia, las cesantías consignadas en los fondos privados y el Fondo Nacional del Ahorro (FNA) ascendieron a $8,68 billones, registrando un crecimiento de 10,1%.

En el sector público está definido por la ley que los servidores también gozan de un auxilio de cesantías y pueden liquidarse de dos maneras. La primera opción es a través de los fondos privados de cesantías y la segunda es con el Fondo Nacional del Ahorro, que tiene adicionalmente unos beneficios dentro del Programa Servimos.

Por ejemplo, el crédito hipotecario para los servidores públicos cuenta con una reducción de 0,5 puntos en la tasa del crédito vigente en el momento del desembolso del crédito.

Recuerde que hay condiciones a la hora de retirar las cesantías. La norma contempla tres escenarios para el desembolso de los recursos. Vale señalar que esta figura fue concebida para proteger a los trabajadores y servidores públicos en caso de quedar desempleados.

Una segunda opción es para destinar el dinero a la compra o mejoramiento de la vivienda propia. De ser ese su caso, deberá demostrar el contrato de obra o compra venta para tener la luz verde en el retiro del dinero.

Un tercer escenario es el destino de las cesantías a la educación. Según el gremio Asofondos, los colombianos destinaron $540.000 millones de sus cesantías para financiar estudios. En estos casos, la ley permite al trabajador solicitar sus cesantías parcialmente para cancelación de la matrícula académica en instituciones de educación superior.

Por esto, las cesantías pueden promover la educación para el trabajo y desarrollo humano, bien sea para su propia formación, la de su cónyuge y la de sus hijos. Una vez el empleador aprueba la respectiva solicitud de retiro, los recursos se desembolsan desde el fondo de cesantías deltrabajador directamente a la institución educativa.

¿Cómo aplicar al convenio Servimos?

Si usted está interesado en hacer parte de la alianza con el Fondo Nacional del Ahorro, tome papel y lápiz. El objetivo de este convenio es que pueda gestionar crédito hipotecario y leasing habitacional para la adquisición de vivienda y en los créditos aprobados para adquirir un inmueble nuevo o usado, construcción de lote o mejora.

Si ese es su caso, lo primero que debe hacer es adjuntar una carta que certifique su calidad de servidor público o en su defecto acta de nombramiento. El crédito puede ser fijado en una tasa con UVR o en pesos. ( En nuestra próxima edición lea las diferencias de las tasas de interés )

Vale la pena señalar que este beneficio no aplica para las personas que estén vinculadas a través de contrato por prestación de servicios como tampoco se tiene ningún tipo de retroactividad.

Tampoco aplica para compra de cartera, ni para arriendo social o leasing.