Descripción

La generación de política pública es un proceso que demanda la construcción de conocimiento sobre evidencias que permitan contextualizar, entender y definir las problemáticas de los grupos de valor para mejorar la gestión y así lograr resultados óptimos. 

La actual era digital o de la información plantea retos de cambio y adaptación para atender las necesidades de los ciudadanos que exigen mejores plataformas de desarrollo, respuestas más ágiles, soluciones más precisas y focalizadas, y espacios de interacción más abiertos. Para ello, el Estado debe promover el uso de nuevas prácticas y un intercambio más fluido del conocimiento con redes y plataformas externas a fin de asegurar el desarrollo continuo y la modernización de la gestión pública.

La gestión del conocimiento y la innovación implica administrar el conocimiento tácito (intangible) y explícito (tangible) en las entidades para mejorar los productos y servicios que ofrece, su desempeño y los resultados de gestión. Dicha gestión mejora el ciclo de la política pública, en tanto produce el capital intelectual desde lo ya construido, promueve una administración eficiente de los flujos de información, interconecta islas de conocimiento, fortalece los ciclos de aprendizaje, así como la toma de decisiones, promueve buenas prácticas, y facilita la innovación y la adaptación de las entidades frente a cambios en su entorno.

Patologías

Función Pública identificó siete (7) “patologías” asociadas a la gestión del conocimiento y la innovación, y sobre las cuales las entidades pueden trabajar para la implementación de la sexta dimensión del MIPG.

 

   ¿Cuántas veces se ha investigado lo mismo?

  ¿Toma de decisiones basadas en evidencia?
  ¿Dónde están los datos y la información?                    

   ¿Cómo evitamos la fuga de capital intelectual?

   ¿Se trabaja en islas?

   ¿Ya se ha aplicado esto antes?

  ¿Hemos repetido los errores del pasado?

 

Grupos de Análisis y Política

En 2016 Función Pública definió un nuevo modelo de gestión y adaptó su estructura para responder de manera eficiente al objetivo de incorporar la gestión del conocimiento en el qué hacer diario de la entidad.

Con este nuevo de operación se conformaron dos grupos al interior de cada una de las direcciones técnicas. Por un lado, los grupos de asesoría y gestión encargados de la atención a los grupos de valor de la entidad  (proceso misional de acción integral) y los grupos de análisis y política través de los cuales se busca consolidar la gestión del conocimiento y la innovación en Función Pública, así como de fortalecer la producción intelectual de Función Pública y la generación de valor público.

Los grupos de análisis y política buscan desarrollar mecanismos de trabajo coordinado para generar soluciones colectivas, desarrollo de capacidades de manera transversal y lo más importante promover la cultura de la innovación a través de la cual se comparte, se fortalece y se valora el capital intelectual. Lo anterior requiere que las direcciones técnicas cuenten con grupos especializados de trabajo que respondan a los procesos de definición de necesidades y conocimiento, articulación y co-creación con otros grupos internos y externos, además de desarrollar productos y servicios para la gestión pública en Colombia.